¿Es rentable tener tarjetas de Fidelización?

Las tarjetas de fidelización son el soporte físico de programas que ofrecen bonificaciones (descuentos, premios, etc…) al titular de la misma cuando consume productos de la empresa emisora de la tarjeta.

Las tarjetas habitualmente son gratuitas y permiten: acumular puntos, descuentos directos, etc…

Desde el punto de vista del usuario, las tarjetas de fidelización presentan un buen número de ventajas ya que son ofrecen propuestas para ahorrar, recortar gastos en productos y/o servicios que le son cotidianos y percibir regalos. Además, le premia su fidelidad como cliente o usuario de la marca.

A través de las tarjetas, las empresas pueden recoger los datos de consumo que hacen sus clientes y saber qué tipo de ofertas relacionadas con sus gustos van encaminadas a esa persona para fidelizarlos.

passbook

Estas empresas premian al “cliente duradero” y constante, y construyen relaciones a largo plazo que vinculan dichas relaciones con una mayor rentabilidad tanto para la empresa, como para el cliente fiel.

Las tarjetas de Fidelización prestan servicios:

1. Obtención de premios.

2. El trato o servicio personal.

3. Acceso a ofertas exclusivas de la empresa.

El inconveniente de las mismas es que debemos de llevarlas siempre en la cartera y sino las enseñamos no tendremos esos maravillosos descuentos, premios, etc… De ahí que las Apps de fidelización móvil supongan la mejor de las alternativas, ya que a buen seguro la llevaremos con nosotros en nuestra cartera/bolsillo.

Además, las aplicaciones de fidelización móvil te permiten interactuar con tus socios, hacerles llegar tus acciones en tiempo real y tomar todas las métricas de tus campañas al instante.

¡Todo son ventajas para pasarte al marketing móvil!

foto-cartera-fidelizacion-tarjetas

 

La necesaria tarea de fidelizar

Fidelizar es una tarea compleja y continua ya que conlleva Contacto, preocupación y confianza.

loyalty_program

Se trata de conseguir una relación estable y duradera con los clientes finales de los productos que se venden. Para ello un buen plan de fidelización debe mostrar las 3 “C´s”: Captar, convencer y conservar.

Para ello, el fin de la fidelización es el de conseguir que un público determinado, generalmente el que más nos interesa como empresa, permanezca fiel a la compra de un producto concreto, o nuestra marca, de una forma continua y periódica sobre el resto de competidores.

Por ello el disponer de un programa de fidelización refuerza y contribuye al desarrollo y consolidación de las marcas, y puede ser un elemento decisivo para la decisión final de compra del cliente.

Algo que debemos tener en cuenta es que cuantos menos trámites deba hacer el usuario para la fidelización, mucho mejor. Así no se aburrirán al tener que completar un extenso formulario y con ello dar más información de lo que consideran necesario que la empresa tenga conocimiento. Esto será perjudicial para nosotros, ya que no lograremos que se fidelicen a nuestras tarjetas si es así.

images

Lo que intentamos transmitir es que no hay ni trampa ni cartón. Éste debe de ser uno de los pilares fundamentales ya que si damos una publicidad o imagen engañosa eso será perjudicial para la empresa y los usuarios se sentirán engañados con nuestro producto. Por lo tanto se trata de CUMPLIR con las expectativas del cliente.

Si realmente conseguimos fidelizar, no necesitaremos retener a los usuarios ya que estarán contentos con lo que reciben por parte de nuestra empresa y nuestra función será la de seguir en la misma línea con la que se ha estado trabajando hasta el momento. Por supuesto, sin olvidarnos de seguir atentos a lo deseos y necesidades  que nuestros clientes puedan ir teniendo o variando en un momento determinado.

Hoy día, la fidelización de clientes no entiende de fronteras. Estamos ante un gran potencial accesible gracias a las nuevas herramientas y las nuevas tecnologías.